KLIMTA

A ROOM OF MY OWN

Wednesday, November 02, 2005

ESAS ERIZAS CABREADAS FEMINISTAS


Girl on a small wall by suzanne valadon

Este fin de semana leí en el suplemento de La Voz de Galicia el artículo de Arturo Pérez Reverte titulado "El Culo de las Señoras" . Suelo leer los artículos de P. Reverte no porque me guste su literatura y menos su estilo sino porque suele tratar temas interesantes que puedo criticar. Su estilo es mediocre, grosero y logra ser maleducado. En este no es menos que los demás pero además resulta intolerante.
De todos es sabido el uso indigno que se hace del sexo de las mujeres con fines publicitarios. Da igual el objeto publicitario: un coche, una botella de vino o una hipoteca, parece que la meta, el premio a su consumo es el "culo, la teta o el coño" de la dama. Un caso de estos es el que comenta P. Reverte. Según se puede extraer de su artículo, este tema es algo que se está sacando de quicio.
Considero que toda persona debería luchar sobremanera para que el sexo, sea de un hombre como de una mujer, no se utilice para fines lucrativos y se haga siempre con dignidad y respeto. Reverte no es una de esas personas y es más, considera a aquellos/as que defendemos esta dignidad como
feministas galopantes que se suben por las paredes.
Además, debemos sentirnos orgullosos/as cuando criticamos estos temas y se nos hace caso, no por ello nos convertimos en niñas de la matraca que se apuntan otra. Así van ellas de crecidas. Que se salen.
Éstas y otras lindezas peores son las que nos dedica P. Reverte en este artículo. Menos mal que manifiesta intolerancia absoluta frente a machismo y violencia sexual. Eso es lógico y deseable, y ningún varón decente puede oponerse a ello. Después de leer esto tengo que decir que me siento más tranquila.

Os recomiendo que leáis su artículo (link en el título del artículo) y también el artículo de Portorosa, no trata sobre las mujeres ni la publicidad sino de los escritores. En muchos de los comments a este post se nombra a Pérez Reverte y hay para todos los gustos.

6 Comments:

Blogger muralla said...

A mí también me sorprendió desfavorablemente el artículo de ese señor al que tampoco soporto...
Bicos. Muralla.

Wednesday, November 02, 2005  
Anonymous Leyre said...

Se nota que no lees la literatura que escribe Reverte. Si la leyeras, sabrías qué papel representa la mujer para él y cómo ensalza su figura a lo largo de la historia. Lee un poco antes de escribir según qué cosas.

Por cierto, sí se están sacando las cosas de madre. Debo ser una invertida pero, oh, cielos, a mí me gusta que me toquen el culo.

Un saludo.

Sunday, November 06, 2005  
Blogger gwydir said...

Tan sólo he leído algunos dos de sus libros y no me han gustado demasiado. Sin embargo, decirte que supongo que su opinión personal acerca de las mujeres u otros temas se refleja semana a semana en sus artículos y me parecen, en muchas ocasiones, muy groseros.
A mí me gusta que me toquen el culo pero quién yo quiero y cuando me da la gana, no cuando a otros les apetece y menos para venderlo.
Gracias por tu comentario

Sunday, November 06, 2005  
Anonymous calamity said...

Otro tema que me apasiona: sexo y publicidad. No puedo hablar del anuncio pues no lo he visto. Indagaré entonces. Pero sí que puedo apuntar ciertas nociones sobre la publicidad así a grandes rasgos.

Estoy en cierta medida de acuerdo con Pérez Reverte. Protestar por todo y no dar nunca el brazo a torcer nos llevará a un estado de inmovilidad casi absoluta en el ámbito publicitario y no sólo publicitario (no os imagináis cuando se exponen las ideas para una campaña la cantidad de cosas buenas que se ocurren y que no verán nunca la luz por el "quédirán" ciertas asociaciones, sin necesidad de ofender a nadie). No me considero feminista, simplemente soy antisexista. No creo que las mujeres sean más o menos que los hombres. Y viceversa.

Otra cosa es la ofensa. Claro que aquí ya entramos a hablar de sensibilidades y ya se sabe, cada uno tiene la suya. A mi me importa bien poco que me toquen el trasero. Si me gusta, responderé con una sonrisa. Si no me gusta, puede estar por seguro el que lo haga que se irá llorando a casa y pensando que es el ser más vil de la faz de la tierra.

El hombre y la mujer objeto existen desde el principio de los tiempos. ¿Qué es si no la Venus de Willendorf, una exaltación a la feminidad o la burla de una gestación vista por los hombres primitivos o ambas? ¿Qué podemos decir del Discóbolo o de cualquier estudio griego de la figura masculina?

Tratando con respeto a las personas y teniendo un sentido del humor normal (no digo que sobre desarrollado) nos deberíamos reir con ciertas campañas publicitarias en vez de indignarnos. Los roles están cambiando, muy poco a poco, pero ya estamos lejos del "Señora: pórtese bien con su marido -mientras ella le descalza y le pone unas babuchas- para que le compre la nueva lavadora XXXX". Eso sí que es discriminación negativa. Claro, también era un anuncio de principios de los setenta.

Me ha picado la curiosidad. Voy a buscarlo. Como siempre un placer leerte. Y perdona por lo pesada. Besos. C.

PD. A mi Reverte ni fu, ni fa. Entretenido y ya.

Tuesday, November 08, 2005  
Anonymous Calamity said...

Ya lo he visto. Lo tengo aquí en el ordenador. Bueno, decir que el apretón en el culete de la señora es un poco, cómo decirlo, despectivo, así como intentando no sólo tocar sino sacar cacho, vaya. Pero tampoco es para tanto y más viniendo de una publicación como es El País de las Tentaciones que, ya se sabe, van así de transgresores y demás.

Volví a leer también el artículo de Arturito y, en fin, creo que sobra lo de erizas cabreadas y varios insultos más endulzados con adjetivos que no hacen otra cosa que disfrazar su odio hacia las feministas que no las féminas.

Vale. Lo dejo ya. Más besitos. C.

Tuesday, November 08, 2005  
Anonymous Anonymous said...

Mi opinión es disinta.

Reconsidero las palabras del Señor Reverte que, aun siendo groseras (justificable por tanto la protesta en esta cuestión), ponen en evidencia cierto tono exagerado que muchas personas le dan a ciertas cosas tan burdas al lado de cosas más importantes por las que luchar. Por la violencia de sexo, por ejemplo.

No obstante, no creo que seamos los demás quienes debamos alzar la voz. Si no la chica del anuncio en todo caso a modo personal. Si lo que de verdad molesta a cierto tipo de personas es una discriminación de sexo, yo les digo que me empieza a resultarme ya un poquito cansino eso de que algunos o algunas se las traigan de chulerias y de saberes de la vida, cuando aprovechan una situación o un dilema moral para soltar a modo peyorativo lo socialmente correcto. Vamos... a lo que me refiero es que cuando ocurre un suceso aborrecible, para los que defienden un argumento respaldado por un montón de peña como perros en celo (porque si no fuera tan sólido el respaldo no defenderían un carajo), resulta muy fácil increpar y lo hacen con justificación desaforada.

Señores... protesten por la guerra de Irak. Señores, alcen la voz por la pobreza en el mundo. Señores... protesten por aquellas mujeres que mueren a manos de violadores, psicópatas o lo que sea.

Señores... ¿qué hacen protestando por un anuncio?

Thursday, September 13, 2007  

Post a Comment

<< Home